Estrategias para el control de plagas

La planificación y manejo sustentable de los recursos de los sistemas productivos ayudaría a la independencia de aplicaciones de agroquímicos. La necesidad de aplicar un método de control de plagas es cuando la intensidad del ataque va producir bajas considerables en el rendimiento del cultivo de interés. Cuando esta situación se hace presente ya existieron varias barreras naturales de control que fueron superadas, y que el tiempo que le llevaría a la naturaleza compensar ese desequilibrio supera los tiempos tolerables para que el cultivo sobreviva y brinde sus frutos. En este punto matemático llamado también umbral de daño económico la inversión en el tratamiento de control es compensada por la disminución en las perdidas de rendimiento.
La solución mas interesante seria saber como hacer para no llegar a este punto critico, o si se llega, que sean el menor numero de veces posible a lo largo del ciclo del cultivo. Acá surge el concepto de Manejo integrado de plagas (MIP). Esta busca a través de distintas técnicas y un manejo adecuado de los recursos, prevenir ataques masivos de plagas y utilizar como ultima medida las aplicaciones de productos químicos. El MIP tiene un enfoque integral del problema abarcando no solo el estudio del organismo que causa el daño si no también del suelo, planta y ambiente. Es así que los componentes del MIP son la selección de variedades de plantas apropiadas para la zona de producción, control mecánico, control biológico y prioriza el desarrollo de barreras de “control natural de plagas”, que su acción depende principalmente de la estabilidad del sistema de producción, “un suelo sano desarrolla una planta sana”.

Ing. Agrónomo Mario López

El control biológico es un método de control artificial, a pesar de participar organismos naturales en la técnica. Consiste en la liberación por parte del hombre de insectos predadores o parasitoides para que controlen la plaga que este afectado al cultivo de interés. El método presenta múltiples ventajas tales como: no afecta la fauna benéfica, se suprime tratamiento con insecticidas, el control es casi permanente, las plagas no desarrollan resistencia a sus enemigos biológicos, los parásitos y predadores buscan a sus hospederos y presas en los lugares donde éstos se encuentran, incluyendo sus refugios,  relación costo beneficio favorable, no hay intoxicación.
Hay que tener en cuenta que esta técnica es compleja y se adapta mejor a sistemas estables como frutales, forestales y en menor medida a producciones anuales.
Las granjas y huertos existentes demuestran que donde hay una diversidad de cosecha y un buen trabajo de la tierra, sean huertos de subsistencia o comerciales, los biocidas usados contra las plagas pierden importancia que tienen en la agricultura común. Esto es posible debido al fortalecimiento de las barreras de control natural que son propias de un ecosistema. La conservación y protección de los enemigos naturales presentes, conservación de la flora que es refugio de los enemigos naturales, mejorar las condiciones del suelo, conservar los bosques nativos del sistema y forestarlos son algunas de las medidas necesarias para mejorar el control natural de plagas. La tierra tratada regularmente con estiércol tiene una tremenda reserva de vida y de nutrientes en su humus estabilizado. Las actividades de este tipo son casi independientes del exterior a diferencia de los productos de síntesis que insumen grandes cantidades de energía.
Pocos son los sistemas que analizan cómo hacer para imitar la interacción que tiene un ecosistema y además me provea de alimentos y productos que son necesarios para la vida actual. Esto incluye aspectos culturales, sociales, naturales y económicos. Las granjas Agro-ecológicas y biodinámicas trabajan bajo estos conceptos.?
Una Visión integradora  incluye ver al campo como una unidad viviente en el cual todo lo que un productor agregue como insumos  son síntomas de las verdaderas  deficiencias  que está teniendo ese sistema, el cual debe ser atendido para encararlo de una forma mas compleja y poder llegar al origen del problema.

Autor: Ing. Mario López

Un comentario

  1. El MIP es el sistema de control de plagas que todos los productores agropecuarios deberíamos aplicar. Lo que tenemos experiencia en el manejo de plagas insectiles en cultivos extensivos sabemos muy bien por experiencia a campo que a la fauna dañina la debemos manejar. Si los cultivos que hacemos por ejemplo soja, trigo,maíz, sorgo pasturas base alfalfa, etc. etc. etc. no cuenta con la presencia de insectos dañinos (orugas, chinches, etc) por debajo del umbral que provoque daño es imposible de desarrollar la fauna benéfica. Los lotes de cultivos que se comensó a realizar control químico temprano, en estado vejetativo (el chorrito de ciper por las dudas para que nada lo dañe) siempre son los más desprotégido y son los lotes que más deben ser tratados varias veces con insecticidas.

Deja un comentario