¿Cambió el paradigma de los biocombustibles?

La voz del Presidente de Nestlé, Peter Brabeck-Letmathe, encendió la alarma. El USDA reaccionó, los biocombustibles, hasta hace poco vistos como una solución al problema energético mundial hoy son observados con reparos ante la crisis alimentaria.

Damián Morais

Para el presidente de Nestlé la crisis alimenticia que vive el mundo puede ser peor que la del 2008 ya que ha aumentado la tierra que se destina a biocombustible. “La organización mundial para la alimentación ha llegado a las misma conclusiones que llevo repitiendo desde hace años: que no haya alimentos para los biocombustibles porque se pierde mucha tierra para la alimentación”, aseguró el presidente del consejo de administración de Nestlé, Peter Brabeck-Letmathe, al diario austríaco Wiener Zeitung.Estas palabras hacían referencia un llamado de atención que le realizó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a EEUU solicitándole un cambio respecto a sus políticas sobre el biocombustible.

Desde EEUU y para sorpresa de muchos hubo reacción y el pasado viernes, la Agencia Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) informó que evaluará la posibilidad de revisar las condiciones en que en este país se subsidia la producción de etanol a partir del maíz, algo que se había habilitado entre 2005 y 2007, en el marco de una iniciativa global impulsada por el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su par de Brasil, Inacio Lula Da Silva.

La EPA dijo que en 90 días anunciará si revisa o no las regulaciones que, además de subsidiar el etanol con menores impuestos, obligan a cortar los combustibles hidrocarburíferos con hasta 10 por ciento de etanol. Y el lunes abrió un período de audiencias para escuchar los distintos puntos de vista durante 30 días.

Lo que pasó es que además del llamado de la FAO, el país del norte atraviesa una dura sequía que ha reducido los rindes del maíz entre un 26 y 30 por ciento dependiendo los estudios. Para que tengamos una idea del volumen del que hablamos,  lo que Estados Unidos dejará de cosechar en esta campaña equivaldrá a cuatro veces lo que cosecha Argentina en un año normal.

Un tercio del maíz que produce EEUU se destina a biocombustible, quitar ese volumen al etanol aumentaría la oferta mundial de granos y tal vez baje el precio de los alimentos que hoy están por las nubes, pero no será fácil.

El lobby granario, que está a muerte con el etanol, dice que los reparos de los ganaderos no tienen en cuenta que un tercio del maíz destinado a etanol (toda la proteína y la fibra del cereal) va a parar al alimento balanceado de los animales. Y que el etanol ha hecho más por expandir la producción de maíz que por elevar sus precios. Todos sabemos que cuando se pone en marcha la maquinaria lobbista modificar una norma puede ser muy difícil.

Sea cual sea la resolución de la EPA, lo cierto es que cualquier modificación será temporaria y no se eliminarán definitivamente los subsidios al etanol, pero queda claro que la crisis alimentaria es analizada en profundidad por los principales actores mundiales.

Escrito por Damián Morais para agro.infoclima.com

Sobre nosotros Damián Morais

perroperro

Deja un comentario