La cosecha avanza, cada vez más chica

cosecha1

A medida que la recolección de soja avanza y se conocen los rindes obtenidos, las estimaciones del sector privado sobre la producción final de la campaña 2008/2009 se ajustan a la baja…
Si hasta la semana pasada había consenso respecto de que la cosecha rondaría los 41 millones de toneladas, 10 millones menos de lo previsto al momento de la siembra, los nuevos pronósticos oscilan entre 35 y 39 millones de toneladas.

Según el último reporte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción de soja cerraría la campaña en 39,4 millones de toneladas. Para la consultora Agripac, en cambio, el volumen se reduciría a 34/35 millones de toneladas. Si este pronóstico fuera cierto, sería la cifra más baja desde fines de los 90.

Los avances de cosecha siguen mostrando rindes por debajo de los esperados en muchas zonas, en tanto que la mayor parte de los cultivos sembrados tempranamente, especialmente en el núcleo sur y en el oeste de Buenos Aires, tropezaron con falta de humedad para lograr una maduración completa y en tiempo.

La semana pasada, la propia Secretaría de Agricultura estimó una cosecha de entre 37 y 39 millones de toneladas, dato que después desmintió.

Como algo más del 80 por ciento de la producción de soja se destina a las fábricas procesadoras, la falta de mercadería provocaría una alta capacidad ociosa de la industria aceitera.

Importación. Si una parte pequeña de ese déficit se cubría con la importación de soja de países vecinos, como Paraguay, la sequía en ese país y una nueva disposición del gobierno nacional limitarán esa alternativa. Ayer salió publicada en el Boletín Oficial la resolución por la cual se excluye a la soja del régimen de importación temporaria que permite a la industria aceitera ingresar la oleaginosa sin pagar derechos, agregarle valor y exportarla como producto elaborado.

El argumento de la resolución 109/09, publicada en el Boletín Oficial, es proteger los ingresos de los productores al privilegiar la utilización de materia prima nacional, lo que induciría a que la industria deba pagar un mejor precio. Con este anzuelo, el gobierno espera que apuren la venta de soja y, los exportadores, liquiden más rápidamente los dólares.

El régimen de admisión temporaria había sido instrumentado en 2004, a través del decreto 1.330, en respuesta a un histórico reclamo del sector aceitero. Ahora, el escenario cambió. Con la finalidad de “proteger los ingresos de los productores, debe privilegiarse la utilización de materias primas nacionales sobre las importadas”, expresa el decreto.

Fuente: La Capital

Sobre nosotros Damián Morais

perroperro

Un comentario

  1. Pedro López Azcuénaga

    Si bien nos estamos recuperando de a poco , de la sequía reciente, quedan todavía, huellas que va a tardar en berificar su remisión.
    Hay que esperar a que llegue la primaveray llueva mas.

Deja un comentario